domingo, 24 de septiembre de 2017

LAS ASOCIACIONES DE LA ENCINA.

Trufas, muérdago, agallas



LAS TRUFAS
La encina vive asociada con hongos formando micorrizas (simbiosis entre hongo y raíz). 
Las trufas son hongos subterráneos hipogeos del orden Ascomicetos y del género Tuberosas, muy apreciados en gastronomía y alcanzan precios altos, por lo que las encinas son inoculadas y tratadas para favorecer la formación de la trufa que crece y parasita entre 5 y 30 cent. bajo tierra, pues su micelio (órgano de reproducción y alimentación) vive en las raíces subterráneas de las encinas. 
Se utilizan perros por su fino olfato para ubicárlas.
Hay varios tipos de trufas, pero las mas buscadas son: la trufa blanca de Alba del Piamonte ó Tartufo y la trufa negra o trufa de Perigord de fuerte aroma.





La trufa es muy apreciada en gastronomía por su profundo aroma y gran sabor, que potencian cualquier plato sencillo de pastas, patatas, huevos, hay que destacar que solo se utiliza pequeñas cantidades.

Tiene un alto costo, llega a costar 500 euros el kilo. 



  
Trufas  
Las trufas se pueden encontrar a unos 25 centímetros de profundidad, sobre las raíces de la encina, no están a simple vista y para ubicarlos se utilizan perros adiestrados, el aroma de las trufas guía al perro y este enseguida marca o señala el lugar y se pone a escarbar con sus patas. 
Las razas de perros más utilizados para buscar las trufas son el Lagotto Romagnolo, Caniche y Deutsche Bracke o Sabueso de Baviera, estos perros tienen el olfato muy desarrollado.




Muérdago
El muérdago, es una planta parásita que crece y vive en las ramas de varios tipos de árboles, especialmente de la encina, es de tallo verde y ramas abundantes, con flores y bayas, que primero son verdes, luego rojos y finamente blancos, es comestible, de agradable sabor y es bueno para combatir la arteriosclerosis y la tensión arterial. 
El muérdago era sagrado para los Celtas, también es un amuleto contra el mal, símbolo de paz y masculinidad, 




Agallas
Agallas de las encinas, en ellas se encuentran los ácidos gálico y tánico, en cantidades que pueden llegar hasta el 30%. 
Las agallas de encina se utilizan para elaborar la pomada llamada de La Condesa o pomada virginal y otros simples astringentes, "reducidos a polvos muy sutiles" e incorporados con cantidad suficiente de ungüento rosado; esta preparación, es un poderoso astringente y se usa para comprimir el esfínter que se halle muy dilatado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario