miércoles, 30 de diciembre de 2015

LA DIVINIDAD DE LA ENCINA

La divinidad de la encina en la antiguedad



NIMROD (DE BABILONIA)

La adoración a la encina, tuvo su origen en Babilonia una de las culturas más antiguas, donde fue considerada sagrada.
Nimrod o Nemrod, monarca mítico de Babilonia, mencionado en el Génesis, construyó la Torre de Babel en la ciudad del mismo nombre; al morir Nimrod, de una encina seca que había en su casa broto un retoño y se convirtió en una encina nueva al que llamaron Tammuz, el cual llegó a ser el dios del sol y de la vegetación.






ZEUS (DE GRECIA)

Dios supremo y padre de todos los dioses de la Grecia antigua, meditaba bajo una encina, el murmullo de las hojas cuando soplaba el viento le daban la solución a los problemas de la gente.
Zeus tenia un templo en Dodona, allí habia una encina a la que los sacerdotes le consultaban sobre los problemas de la vida cotidiana.






ODIN (DE NORMANDÍA)

Odin dios de la muerte y padre de Thor, es representado junto a una encina a la cual rendían culto. 

Según la leyenda nórdica, Odín entra por el hoyo Polar Ártico para entregar regalos a los niños bajo el árbol Iggdrasíl o encina sagrada. 








THOR HIJO DE ODIN

Dios de la guerra e hijo de Odín, dios supremo de la mitología germana, forjaba los rayos a golpe de martillo en un yunque y los lanzaba a la tierra, donde las encinas, servían de pararrayos, por lo que no faltaba una encina en las casas normandas y germanas para atraer los rayos y evitar los incendios.





PERÚN O PAROM (DE ESLAVIA) 

Es el dios supremo de la mitología eslava, dios del panteón, del trueno, del rayo y la guerra, se le atribuye la encina, la montaña y el firmamento (en las lenguas indoeuropeas este concepto tenia el sema del cielo de piedra) y el águila, el martillo y la flecha, estaba asociado a las armas de piedra, luego a las de metal.









KAERQUES (CELTA)

Al llegar los celtas encontraron grandes bosques, tan densos como oscuros, esto les causaba tal temor, que supusieron estaban habitados por seres de leyendas: duendes o gnomos que se escondían entre las encinas y ninfas que habitaban los árboles y que al morir la ninfa, el árbol moría con ellas; l
as encinas eran sagradas y las ligaron a sus dioses Taranis y Esus, los Celtas veneraban a la encina y la llamaron Kaerques que significa árbol hermoso, era un tótem, un templo donde se reunían los Druidas, sacerdotes celtas cuya palabra significa: los hombres de la encina.






ROMOWE (DE PRUSIA)

Romowe o Romuva era la religión y el lugar de culto.

Kriwe era el sumo sacerdote que vivía en Romuva, que era una gran casa de madera lugar donde había una gran encina, rodeada por piedras alzadas.
Deiwys era su dios principal, representaba al cielo y Perkum era el señor del rayo.
Actualmente se ha activado como una religión étnica parecida al movimiento celtico del oeste de Europa.






LA ENCINA Y PALESTINA ANTIGUA

La encina es el árbol más abundante de Palestina y por las que los campesinos sienten mayor veneración, de las cuales se cuenta que están habitadas por duendes y otros espíritus (denominados Benat Ya’kob o hijos de Jacob). Determinados árboles del género “Quercus” situados en las montañas, son considerados sagrados. 




Estas creencias, han sido practicadas desde épocas anteriores, incluso por encima de las disposiciones de las leyes islámicas. 
Tal es así, que se realizan enterramientos a sus pies de santones y profetas y donde se construyen sacros espacios o “muzard”. 
Existe la leyenda que estos santones vuelven al mundo y en especial a estos lugares, por lo que son referencia de ofrendas y peregrinaciones.











No hay comentarios:

Publicar un comentario