sábado, 3 de enero de 2015

LA ENCINA EN NAVIDAD


                              LA ENCINA EN NAVIDAD






ODIN Y LA ENCINA
Los germanos cuyo dios principal era Odin, a quién estaba consagrada la ENCINA, colocaban una ENCINA con regalos y golosinas, en la sala de sus casas en honor a su dios, era una costumbre pagana y en el s.VIII fue cambiada por el misionero inglés Bonifacio, (monje benedictino, fue Obispo y Mártir de Alemania) por un pino, como se acostumbra hasta hoy en día.
Otra versión cuenta que el árbol estaba dedicado a Thor y Bonifacio se enteró que le iban a sacrificar un niño en honor al dios pagano, Bonifacio cogió un hacha para cortar el árbol pero este fue destruido por un viento que lo arrancó de raíz y se partió en tres, los campesino alemanes se asustaron por que Bonifacio no sufrió ningún daño, desde entonces cambiaron  sus costumbres y colgaron regalos sobre las ramas de la encina en Navidad, quedando como costumbre, que se expandió por toda Europa y después por todo el mundo.
Vemos que la ENCINA se encuentra presente en muchos pasajes de la vida cotidiana y pasaba desapercibida, hasta el día de hoy en que se le atribuye su verdadera valor histórico. 




En noviembre hasta los últimos días de diciembre las ENCINAS sueltan sus bellotas y caen, al recogerlas se pueden plantar en una maceta y el próximo año se trasplanta en algún hueco preparado en las dehesas españolas o en cualquier jardín, se acostumbra regalar las bellotas en navidad a los amigos o familiares, la bellota de la ENCINA es la más dulce de las que producen los otros quercus, se acostumbra colgar en los Árboles de Navidad, puede ser al natural o de cualquier otro material, plástico, madera, vidrio, etc.



















NAVIDAD EN ARAGÓN, ESPAÑA.
En Aragón era tradicional las Toza de Nadal o tronco de navidad o Nadau Tidún o
fiesta de los troncos, la celebración consistía en quemar en las casas en la noche de Navidad un tronco de encina al que se bendice o bautiza derramando sobre él vino tres veces. Era común en Aragón y Cataluña, se creía que sus cenizas protegían a la casa de las tormentas, los campos de las plagas y que tenían la propiedad de sanar enfermedades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario