jueves, 18 de diciembre de 2014

HISTORIA Y ENGAÑO DEL ESCUDO

 Historia de la Heráldica Española



Aunque se origina con los Visigodos, mucho antes y a partir del siglo XII; se comenzó a designar a los nobles con el calificativo de: hidalgos (caballeros), quienes gozaron de privilegios: no pagar tributos, imperio en sus dominios y vasallaje, muchas familias nobles ya tenían su propio distintivo.
La heráldica propiamente dicha nace con Carlos I de España (1500 - 1558); los escudos eran entregados a los nobles para representar a la corona en alguna región del reino, al morir el noble, los hijos mayores heredaban (propiedades, titulo y escudo) menos las mujeres, para perpetuar un linaje masculino.
 

El escudo llevaba el nombre de la región (no el apellido) donde iba  a representar al rey, podría ser donde residía o donde la gracia del rey le otorgaba poder de representarlo y por haber sobresalido en una acción a favor del reino; era una concesión debido a su lealtad y le encargaba cobrar impuestos y mantenerse como vasallo de su señor, el rey le otorgaba la autorización de tener un escudo como símbolo, con los ornamentos y figuras de acuerdo a lo que más sobresalía en ese territorio, era la marca de su propiedad que le regalaba el rey.
La creencia de que todos los que llevan un mismo apellido pertenecen a un mismo linaje o familia, es equivocada y no tiene fundamento, la realidad es que los apellidos castellanos como Encinas, se formaron en distintos lugares de la Península Ibérica y posiblemente en otros lugares de Europa, en otros idiomas para luego ser traducido al castellano; habían muchos lugares con el nombre de Encina o cualquiera de sus variantes, muchos nobles hidalgos que no apellidaban Encinas, obtuvieron el título de barón, conde o duque con el agregado del nombre del lugar en que vivían.

El timo

Actualmente hay muchas empresas (webs) dedicadas a la Heráldica y Blasón Españolas que venden la idea de que todos los que llevamos apellido castellano somos herederos del escudo de tal o cual familia, te ofrecen el servicio de encontrar el escudo de tu apellido, nada más falso, como si los más de 50,000 apellidos castellanos tuvieran un escudo.
El concepto de que todos los apellidos españoles tienen un escudo es una creación maliciosa de algunos empresas, esta actividad es muy lucrativa, te ofrecen el escudo tallado en madera o repujado en cuero, en cerámica, en pergamino, llaveros, lapiceros, platos y tazas, etc.
El apellido Encinas apareció en diferentes regiones de la Península Ibérica, se sabe que hubo Encinas en Cantabria, Castilla, Canarias y otras.
En los linajes solo el hijo mayor heredaba escudo, títulos y  propiedades,  y de acuerdo a la ley sálica solo los varones heredaban, por lo tanto si no demuestras que estas en el árbol genealógico de algún Hidalgo de apellido Encinas, no te pertenece ningún escudo, ni titulo.


Las empresas de heráldica o blasón españolas, si es que son serias, buscan en tu árbol genealógico, para ver si tienes derecho a llevar un escudo o título nobiliario y de pronto eres heredero de algún castillo o comarca o alguna cuantiosa suma de doblones o pesetas o euros.
Lo que debe interesar es hacer tu árbol genealógico o crear uno, para lo que tendrías que contratar un experto, pero no lo hagas con los que te ofrecen el escudo de tu apellido, esos son falsos, son creadores de leyendas urbanas, mejor investiga tus orígenes.
A América llegaron muchos Encinas que no eran Hidalgos, ni menos sus descendientes; la mayoría eran artesanos que llegaron con sus familias a trabajar en sus oficios.
Lo correcto es decir "escudo heráldico de descendientes de un linaje" y no del apellido.
España tuvo su propia heráldica y no fue copia de la anglosajona, como lo ofrecen en les mercados web, tampoco todos los nobles obtuvieron un escudo, la mayoría solo eran hidalgos nombrados por el rey para otros fines.
De haber creado un escudo para cada apellido hubieran faltado personas a quién nombrar

1 comentario:

  1. Buenas tardes. Antes que nada, quiero pedirle perdón debido a que voy a hacerle una pequeña corrección. Ruego tenga a bien disculparme, pero la imagen que usted ha colocado para ilustrar este artículo no corresponde a Carlos I de España si no a Fernando Álvarez y Pimentel, Gran Duque de Alba que, entre otros muchos cargos, desempeñó el de Gobernador de los Países Bajos.

    Nuevamente le solicito perdón por la corrección y quedo a su disposición para lo que fuere menester.

    Se despide atentamente

    Fran Díaz de Castilla.

    ResponderEliminar