jueves, 8 de enero de 2015

LOS CELTAS, LOS BOSQUES SAGRADOS Y LAS ENCINAS

Primeros Templos de la Humanidad




Los bosques fueron los primeros templos de la humanidad y fueron destinados al culto de las divinidades. antes de construirse estos en los antiguos pueblos. 
Cuando posteriormente se construyeron los templos, los hicieron en medio de los bosques y después que se edificaron en lugares alejados a los bosques, alrededor se plantaban árboles, en los que se celebraban festividades y actos importantes.
El carácter sagrado de los bosques permitía que los perseguidos por la justicia acudieron a refugiarse en ellos pidiendo asilo.

La encina fue el símbolo de fuerza y justicia en el antigua Grecia, donde las familias aqueas (según Tito Livio) realizaban sus reuniones comunales bajo su sombra.
Los Celtas tenían a los bosques eran divinos, allí donde moraban sus dioses.
Para los griegos los templos principales, como los de Zeus, debían tener una encina en su interior, al que los sacerdotes le consultaban los oráculos; igual pasó con los romanos que adoptaron a los dioses griegos, les cambiaron los nombres y Saturno el dios principal de los romanos (Zeus para los griegos) tenía una encina en sus templos de adoración; lo mismo pasó en las culturas germanas y normandas.
En el Asia sucedió lo mismo, en la India las mujeres que querían tener hijos colgaban unas figuras de niños en las ramas de los árboles.
Actualmente los árboles y especialmente los bosques tienen una especial atracción para todos los seres humanos.
El trato que le dan a las encinas en Europa, especialmente en España, Portugal, Francia y Gran Bretaña, es muy significativa e importante, ya que significa una solución contra el peligro de la contaminación ambiental.



Celtas en Iberia






ORIGEN: 
Celtas es el término utilizado para describir, a los pueblos que hablaban lenguas llamadas celtas, el término no es por lo tanto étnico ni arqueológico, procedían de Anatolia, territorio ubicado entre el Mar Negro y el Mar Caspio, en Asia y que emigraron hacia Europa, mientras otras ramas se desplazaron hacia Irán y la India, ocupando territorios de pueblos pre latinos de Francia, Italia, España, Bretaña, etc. Los celtas llegaron hacia el 1200 a. C. a Europa y hacia el 900 a C. a la Península Ibérica y compartieron el territorio con los iberos.




Los Celtas vivían en zonas altas cerca a ríos y bosques, en pequeños reinos; el culto se basaba en la interrelación del shi o elemento divino, con el mundo humano. Los druidas (sacerdotes), consagraban para el culto, elementos de la naturaleza, especialmente árboles centenarios como la encina, bosques de encinas, los mismos árboles de la encina, cuevas o manantiales, a quienes se invocaba bajo diferentes nombres: Vosgos, Ardenas, Dumias.







NEMETON: 
Es el bosque sagrado de los celtas, es el santuario o lugar donde los druidas (sacerdotes celtas) realizaban sus cultos especialmente encinares, y a los árboles mas antiguos y viejos les rendían cultos, los bosques de encina eran sagrados, estaban protegidos, ahí se realizaban cultos, se encontró un bronce en Botorrita (Zaragoza) en 1.970, que hace referencia a un bosque sagrado, un encinar  y que establece una serie de prohibiciones, normas y castigos para su protección.




No hay comentarios:

Publicar un comentario