jueves, 25 de diciembre de 2014

ORIGEN DEL APELLIDO ENCINAS

                       Formación del apellido Encinas




Los apellidos castellanos se consolidaron por los años 1000 de la Era Cristiana, 
El término encinas fue primero topónimo, como muchos otros apellidos, en este caso por la abundancia de la encina, árbol típico de la península de Iberia (España) y de las margenes del Mar Mediterráneo, este origen no se puede refutar, es innegable, no hay argumento más realista que su origen nace en la zona donde existe este árbol, Castilla; primero se dio nombre a ciudades, aldeas, comarcas, etc. y después a personas, así comenzaron a llamar a alguna persona que vivía cerca a una aldea o cerca a una encina o varias encinas, como: el mejor ejemplo es del escritor Juan de la Encina.  http://encinasorigenehistoria.blogspot.pe/2015/06/juan-de-la-encina-juan-de-la-enzina-o.html.
A partir del s. X, cuando se inicia la costumbre de ponerse un apellido, para 
poder diferenciarse de otras personas que tienen el mismo nombre, es fácil deducir que no hubo uno solo, sino varias encinas, en casi todas las regiones de España.
En la época en que los ibéricos llegaron a América, Castilla tenia el poder y los Reyes Católicos ordenaron al Consejo de Indias, que tenía su sede en Sevilla, no permitir el embarque a aquellos que no tuvieran apellido castellano, por lo que muchos aventureros de otras regiones tuvieron que castellanizar o cambiar sus apellidos, muchos optaron por Encinas; en la Península Ibérica hubieron varias regiones que tenían idioma propio, se hablan varios idiomas y dialectos y el apellido que primero fue nombre también se traduce a esas lenguas: Alziña, Alzina (catalán), Azinheira (gallego y portugués); definitivamente todas se caracterizan por designar al Quercus Ilex, árbol del Mediterráneo.
Los que llegaron a América provenían de muchos puntos de la península: Cantabria, Extremadura y otras regiones e incluso de Las Islas Canarias y tuvieron gran participación en la fundación de ciudades y formaron familias en América; 
La Encina es utilizado por el hombre, primero como señal de ubicuidad y luego como apellido, también hay otras variantes del apellidos que posiblemente fueron escritos con algún error gramatical: Encines, Ensina, Ensinas, algunos son originales y muy respetables, pero todos iguales de importantes; derivan de Encina otros como: Encinas, Alsina, Encinar, Encinad o Encinosa. 
También es importante la huella que la encina ha dejado en la toponimia peninsular, nombre tales como Encinarejo, Encinares, Encinillas, Lecina, Encinacorba o Encinasola, etc. y que se encuentran a lo largo y ancho de la Iberia española y dieron apellido a personas procedentes de esos lugares; estos topónimos son el callado testimonio de su abundancia de encinas en otros tiempos.
El apellido Encinar (bosque de encinas) existe una gran cantidad de personas con ese apellido en España, así como el apellido Encinares (varios bosques de encinas)
Se ha utilizado con mucha frecuencia como toponímico en la Península Ibérica debido a los encinares de Segovia, Salamanca, Ávila, Palencia, Extremadura, etc.
El adjetivo vulgar: ilicinus, referido a la madera derivó de la forma antigua "lezina" a "lencina", la l terminaría como articulo en "La Encina"
Resulta curioso localizar entre los apellidos más comunes, el de "encina", siendo actualmente un apellido relativamente significativo, tanto en el territorio español como en el de otros países de habla hispana. 
El apellido Encinas se encuentra en todas las provincias españolas: Madrid, León, Barcelona, Sevilla, Alicante, Badajoz, Cáceres, Asturias, Jaén, Navarra, Cataluña, Andalucía, Canarias, Almería, Extremadura, Castilla, Valladolid, La Coruña, Baleares Etc.





Andalucía, 
Asturias,
Barcelona,
Cantabria,  

Castilla, 
Cataluña
Extremadura
Jaen
La Coruña
Madrid

Valladolid 

Islas Canarias





No hay comentarios:

Publicar un comentario